Lineamientos para el mantenimiento de boquillas


DETECCIÓN DE DESGASTE EN LAS BOQUILLAS

  • Revise la tasa de flujo. Supervise las lecturas del fluxómetro para detectar incrementos, o mida la aspersión de la boquilla a una presión específica durante un período de tiempo determinado. Después, compare estas lecturas con las tasas de flujo mencionadas en el catálogo del fabricante o compárelas con las lecturas de la tasas de flujo de boquillas nuevas sin usar.
  • Revise visualmente el patrón de aspersión. El desgaste hace que los patrones de aspersión tengan vetas. Busque las áreas más pesadas que se pueden apreciar en el centro y las orillas del patrón. Si se requiere, mida el ángulo de aspersión con un transportador para ver si hay desgaste.
  • Revise la cobertura de la aspersión. El desgaste de las boquillas y la alineación de las boquillas puede causar problemas en la cobertura uniforme de aspersión: revise ambas cuando se presenten problemas de cobertura.
  • Revise la presión y volumen de la aspersión. El desgaste de las boquillas se puede reflejar en la presión de aspersión y el volumen de aspersión. En el caso de bombas centrífugas, revise si hay incrementos en el volumen de líquido asperjado. En el caso de bombas de desplazamiento positivo, revise si hay disminución en la presión.
  • Revise si se presentan gotas de mayor tamaño. El aumento en el tamaño de la gota no se puede detectar visualmente en la mayoría de las aplicaciones. Examine si se presentan cambios en los resultados de la aplicación. También, tome nota que el incremento en la tasa de flujo o la disminución en la presión de aspersión influyen en el tamaño de la gota.